Ocho apellidos vascos: El reconocimiento del OTRO

Esta película, exige por parte de Yoaltero, un análisis más detallado de la radiografía social expuesta en la cinta, por lo cual, no se centrará en una mayor discusión sobre aspectos técnicos, artísticos o cinematográficos del filme.

 Ocho apellidos vascos, dirigida por Emilio Martínez-Lázaro, supone un viaje rotundo, no solo al contexto español y a la realidad social del País Vasco o de Sevilla, sino que la travesía llega mucho más allá: Ambiciona como destino, el interior del espectador.

apellidos-vascos_EDIIMA20140327_0203_1

 Frente a la pantalla, ―que funcionará, para bien o para mal, como un espejo― nos encontraremos cara a cara con esos prejuicios y estereotipos con los que nos relacionamos ―o por lo que no nos relacionamos― con ese “otro” con el que compartimos un territorio.

Las fronteras no son solo geográficas, y no solo delimitan territorios o espacios. Son también una configuración social con la que se siembran divisiones innecesarias. Así pues, las fronteras sociales funcionan como el escaparate, o el cristal, tras el cual nos ocultamos para tomar distancia de “lo que no nos afecta”. Son muros mágicos, que invisibilizan a quienes quedan del otro lado; son paredes, lastimosamente resistentes, erguidas con algo más duro que el concreto: Con indiferencia.

001bigEl argumento de la película, se construye a partir de la construcción de fronteras como parte de nuestra cotidianidad social, y desde las cuales, percibimos al “otro”. Estas construcciones imaginarias crean el errado autoconvencimiento de creer que lo que le sucede a los demás no nos atañe, y se presentan, cuando silenciamos al otro con nuestra rotunda sordera, o cuando lo ignoramos con una aniquilante ceguera, que tan solo percibe lo que le conviene, o ve lo que sus prejuicios le dictan que vea. Nos guarecemos en el confort de nuestras madrigueras mentales. Vivimos tan encerrados en enormes domos de individualismo, desde los cuales tomamos distancia de quienes están tan próximos a nosotros.

Y aunque ha sido la película española más taquillera de la historia, (tanto así que ya se trabaja en una secuela para 2015) Hay que decir que no es ninguna obra maestra, ni una joya del humor inteligente; no, pero es preciso entender por qué Ocho Apellidos Vascos ha desencadenado un revuelo sin precedentes en España, siendo un fenómeno no solo de taquilla, sino de impacto social. La película es un acontecimiento social, y en ella se retrata, no solo el encuentro entre dos culturas ”opuestas”, sino más bien, el miedo que comparten vascos y andaluces de conocerse unos a otros, el miedo de reconocerse y de aceptarse.

 Creo que el éxito de la película se debe en gran medida a que es una comedia, de otro modo, hubiera sido una película más, incluso mal intencionada; e indudablemente el voz a voz generado en España en torno a Ocho apellidos, logró llenar las sales de cine.

maxresdefaultEspaña es un país actualmente en crisis: Por un lado, la economía gotea; los afanes separatistas jalan de lado y lado, desmembrando su unidad como nación; y aún ni se asoma cicatriz en la herida que el terrorismo, actualmente en transición y más específicamente la ETA, tatuó en la historia española. Sin embargo, el español no se conforma con la crisis, y ve en el cine, la excusa perfecta para reír, y dilucidar, por un rato, las preocupaciones cotidianas. Sí, los españoles ya están cansados de la conmoción que los malos tiempos han dejado en su moral; quieren, simplemente, divertirse. Prefieren reírse de sí mismos a través de una película, que presenta, de forma no inocente, la realidad social de andaluces y vascos, aparentemente culturas dispares y contradictorias. El film saca del tabú, un terrorismo que aún no se olvida, y que en los ochenta intimidó a todo un país. Pero es grato pensar que muchos vascos y andaluces, se encontraron riéndose de sí mismos en una sala de cine, reconociéndose como diferentes y aceptándose como iguales; riendo de todo eso que los separa y reflexionando sobre lo que los une. Es bello pensar que el cine sea cómplice de este tipo de encuentros y de espacios que refrescan la moral de todo un país.

 imagesLos tópicos y lugares en común, son la cascara de banana con la que la película patina entre lo estereotípico y la incomodidad de quienes se ven por ella representados, pero a su vez, son el sustrato necesario para ejemplificar una problemática en los terrenos de la comedia, que se vería bien invertida, si la gente no solo le ve el ”chiste”, sino que problematiza, reflexiona e incluso critica el uso de estereotipos en la película. La construcción de personajes en la cinta está basada en los imaginarios colectivos sobre las costumbres y sobre distintos órdenes sociales a partir del cuerpo, puesto que son discursos que constituyen sujetos a partir de una clasificación étnica. Lastimosamente es así como pensamos al ”otro”, desde los prejuicios de los imaginarios sociales.

 126414.jpg-c_640_360_x-f_jpg-q_x-xxyxxAmaia, personifica el estereotipo de los jóvenes de Euskadi (El País Vasco), al mostrarse tosca, cerrada e indomable; incluso una lectura estética nos revela que el cuerpo de los personajes, esta minado de clichés, y en el caso de la protagonista, su cuerpo es el escaparate para un estilo hippie y rebelde, acompañado del típico capul ”Bocado de burro”. Su padre, Koldo, es la personificación de toda la sociedad vasca considerada como ”seria y reservada”, y representa en una muy plausible actuación, el carácter de la gente del norte, ”Orgullosos y tradicionalistas”.

 58Rafa, interpretado por Dani Rovira, resume en sus costumbres y atuendos, toda una tradición española; su cabello peinado con gomina y su pasión por el folclore español, forman parte de todo un repertorio de tradiciones dentro de las cuales se encasillan al típico andaluz, y que acompañan la personalidad dicharachera del protagonista, tan característica del español del sur. Rovira, no solo interpreta a Rafa, sino que asume el papel de Antxón, al hacerse pasar por vasco y como el prometido de Amaia. Es aquí donde se tiene que despojar de su disfraz de andaluz, para meterse de lleno en otro, en el de un vasco. Su gomina se va y un pendiente se apodera de su oreja para resaltar la rebeldía de los jóvenes vascos. En esta trasformación, la película se burla de los propios estereotipos a los cuales acude, y me parece que es un pulso de inteligencia detrás de tanto chiste. Rafa tiene que adueñarse de sus supuestos ocho apellidos vascos para finalmente descubrir que las diferencias no están mal, y que todos perseguimos exactamente lo mismo; finalmente al encarnar y vivenciar esos mismos prejuicios sobre los vascos que él tanto señalaba, se dará cuenta que no son más que exageraciones, que ello es solo una mínima parte de toda una rica y vasta cultura.

Disfruta-preestreno-apellidos-vascos-online_MDSVID20140310_0222_17Merche o Annie, la supuesta madre del protagonista, es un personaje que refleja un importante tema dentro de la película, opacado por todo el bombo de los tópicos. Ella cumple el papel de emigrante, o si se quiere ver de extranjera, quien llega a una nueva tierra la cual ama, pero que se ve obligada a vivir sus tradiciones de origen únicamente al interior de su casa. Ello recuerda a las muchas personas que solo profesan su cultura y su fe, e incluso solo hablan sus idiomas de procedencia, de puertas para dentro, en la intimidad de sus casas, debido a la intolerancia que transita en las calles de muchas patrias adoptivas, donde no hay lugar para la multiculturalidad, y mucho menos para la libre expresión.

 Los imaginarios colectivos, son meras simplificaciones y vagas nociones que jamás podrán encerrar toda la complejidad y profundidad de las diversas visiones del mundo. Pero si uno se aleja adecuadamente de la película, se dará cuenta que ella misma logra desmitificar los mismos estereotipos que implantó en sus personajes, cuando al final vemos a los vascos emotivos y despojados de su reserva para entrelazar vínculos familiares o para ir detrás del amor; y al mismo tiempo, vemos al andaluz juerguista, galán y gracioso, en un lio tan serio que le obliga a alejarse, con madurez, de una situación amorosa que parece no controlar. Al final, los vascos y andaluces, intercambian lo que el uno tanto le juzga al otro, dándose cuenta de que realmente no hay diferencia y que todo tópico no es más que el desconocimiento de la complejidad del ”otro”.

índiceMe pareció interesante como los amigos del protagonistas forman un círculo social, siempre presente, que tiende a exagerar los estereotipos, pero desde el miedo, levantando muros ante lo diferente, solo por el temor a lo desconocido, o a lo que no se comprende, y que muchas veces no es más que ignorancia. Ellos consideraban que vasco equivale a etarra; lo que me recuerda que eso pasa muy a menudo: El colombiano es visto como narco y sus maletas son mil veces revisadas en cualquier aeropuerto. Y es realmente triste ver como se plantean concepciones exageradas a partir del miedo. La película, se burla especialmente de este grupillo de amigos, quienes al final solo parecen loras mojadas en su profunda ignorancia. Rafa representa su antítesis, al abandonar el grupo de amigos para emprender el viaje hacia el “otro”, y comprender que la realidad es muy diferente a esa mala imagen que los medios se encargan de trasmitir para exacerbar el miedo, y con ello, el repudio de unos contra otros; y es más triste pensar que esos estereotipos negativos muchas veces son la cara “vendible” y “comercial” con la que los medios presentan a ciertos paises ante audiencias internacionales, como es el caso colombiano y sus ”narconovelas”.

 Como lo mencioné, la película no es una comedia inocente, por un lado no pide permiso a nadie para caricaturizar un sin fin de contenidos sociales, no se autocensura; pero al mismo tiempo, sabe hasta dónde llegar, no ataca a nadie, pero sí se burla de todo el entramado de concepciones que tienen los unos de los otros, y a partir de allí, sensibiliza. Tras las carcajadas ofrece un mensaje de igualdad, burlándose de esa capacidad humana de segregar. Ocho apellidos vascos, no favorece los estereotipos, se burla de ellos y los desmitifica.

 ocho_apellidos_vascos_trailer_hd_youtubeEl tema más delicado de la película, creo que le recae a los vascos y su relación con la ETA. Considero que Martínez-Lázaro, y los guionistas, Borja Cobeaga y Diego San José, no pensaron en cómo iban a interpretar este tema los espectadores no españoles y ajenos a la problemática del País Vasco. La película se enfatizó en ubicar a los jóvenes vascos dentro de herriko tabernas (Lugar de concentración de simpatizantes de la izquierda independista vasca) rodeados de símbolos etarras. La intención separatista de los personajes de la película se ve relacionada con símbolos etarras, y ello logra confundir al espectador no español, entendiendo, equivocadamente, que los afanes separatistas de los jóvenes vascos van de la mano de ideales etarras, y creo que es un error monumental, porque la película fortalece ese estereotipo y esa visión sesgada sobre los vascos en países ajenos o desinformados de su contexto real. El movimiento separatista de Euskadi, no es bien explicado en la película, no se profundiza en que constituyen una comunidad autónoma dentro de España, lo que evidencia que la pelicula se hizo netamente para el público español.

Ocho-apellidos-vascosLa gran ganancia de la película es su intención: Dar un mensaje de igualdad y hacer un llamado al diálogo y reconciliación entre culturas. Así como Rafa, en Ocho apellidos vascos, se atreve a emprender el viaje hacia ese “temido” País Vasco para enfrentarse a sus prevenciones sociales; las personas deberían arriesgarse a salir de la comodidad de sus prejuicios, y aventurarse a conocer más de cerca esas otras realidades que no comprenden muy bien del todo. Hay que entender que en el acercamiento y en el conocimiento del “otro”, y de sus diferencias, hay una enorme posibilidad de enriquecer nuestras propias vidas.

 

Por: @JaabBernal

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Ocho apellidos vascos: El reconocimiento del OTRO

  1. Pingback: Ocho apellidos vascos: El reconocimiento del OTRO | Noticias de mi Tierra

    • Mil gracias por el apoyo y por trasmitir el mensaje que encierra mi reflexión. Les recomiendo que arreglen las fotos, que se explotan bastante. Todo mi agradecimiento para ustedes. Gracias por su labor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s