Mr Morgan’s last love: Descífrece en sus sentimientos

El último amor del señor Morgan, nos enseña que ese último amor es el que al final de nuestras vidas logramos decifrar. Ese último amor, fue tal vez, ese sentimiento que siempre se sintió, pero que jamás fuimos capaces de interpretar. Nunca es tarde, como se verá en la película, para conocer, descubrir y expresar esos sentimientos.

tumblr_nakzbg6Drg1sz4zago8_500

Basada en la novela La Douceur assassine de Francoise Dorner, y dirigida por la alemana Sandra Nettelbeck, Mr Morgan’s last love, es ―lejos de la promesa de amor “senil/juvenil” que prometían los tráileres― un relato inspirador sobre la complejidad que pueden presentar las relaciones más cotidianas que entablamos con nuestros seres queridos.

Damn It

el-ultimo-amor-del-senor-morgan-megatropoliHace tres años, dos meses y once días que Matthew Morgan perdió a su esposa, a quien aún no deja ir. El anciano se ha refugiado en su barba desordenada, en los intentos frustrados de suicidio, y en repetir una y otra vez su palabra favorita: Damn It (Maldita sea) la cual ha convertido en su máxima. Los únicos testigos de sus días, que transcurren en el apartamento parisino de ventanas selladas, son sus antes amados libros, desparramados en el desorden y en el desinterés del viejo. La vida para él se detuvo en el momento en que soltó la mano del cadáver de su esposa para seguir reteniéndola de otras maneras. “Uno no ama la vida, ama personas, cosas, lugares, recuerdos y a veces conoces a alguien que requiere todo tu amor, y lo demás queda fuera de foco. Cuando pierdes a ese alguien, todos son extras, distracciones cotidianas, todo sigue pero tú te empiezas a marchitar en la soledad”.

Así, Mr Morgan vive sus días. Tan solo sale a la ciudad para pedir en ingles el mismo Baguette sin pepinillos, y al cementerio a dejar flores en la lápida de su esposa, que ya tiene la inscripción Matthew Morgan y la fecha de su nacimiento, tan solo a la espera de la que será su última fecha. Juntos por siempre reza la tumba, que reunirá a la pareja en sus profundidades. Quizá allí el  por siempre si aplique.

Una bailarina que no es de verdad

a489b37f7d052148d9ad4e178d24f8d6Pauline Laubie, una joven profesora de chachachá, hurga entre los pasajeros del autobús a ese alguien en cuyos ojos ella pueda ver reflejada la misma soledad que tanto la agobia. Solitaria y tan a la deriva en un mundo en el cual lucha para no perder el ritmo, la bella francesa encontrará en la vulnerabilidad de un anciano, su propia vulnerabilidad. Y sentirá empatía por alguien igual de solitario a ella. Aunque en un principio no lo sepa, ella busca en él, algo más. El señor Morgan, llenará en ella una profunda necesidad, y ella a su vez, le hará ver qué es lo que realmente él necesita para escribir el punto final de su vida.

Ventana que pide ser abierta, barba que pide ser rasurada

el-ultimo-morganEs interesante analizar el papel que juegan los idiomas en la película. Mr Morgan jamás se preocupó por aprender a hablar francés, pese a erradicarse definitivamente en Francia. Él siempre pensó que tendría a su mujer para que le sirviera de traductora y así comunicarse con los demás. Él amor puede ser perjudicial cuando la voz propia se enmudece en función de la voz del otro, y se conforma con un dialogo unidireccional dentro de la pareja. Pero más allá de este aspecto, vemos como los idiomas, realmente no son tan distintos, porqué en el fondo quieren comunicar lo mismo. Y aunque Matthew se niegue a hablar francés, es durante su vida en pantalla, que tendrá que aprender otro idioma, uno que también le ha sido esquivo: El idioma de sus sentimientos.

0004-03El señor Morgan quien espera con impaciencia su muerte, al creer que todo en su vida ya ha sido descifrado, encuentra en la compañía de su nueva amiga, y en sus clases de baile, un nuevo ritmo que lo impulsa a abrir de par en par esas ventanas indefinidamente cerradas, y un poco de espuma de afeitar en sus mejillas, será un buen tónico para buscarle sentido a sus días.

Agrietando paredes

0003-02La mesa que siempre se reserva, será ignorada por Mr Morgan, quien descubre lo opaca que es, e invita a sentar a Pauline, en la mesa más iluminada, junto a esas ventanas que se han abierto. Un anciano, sin más pretextos para vivir, descubre en la muchacha un último sentimiento, y no podrá morir sin antes descifrarlo. La joven no solo le recuerda a su esposa, sino que hay algo más. Ella encierra un sentimiento que Matthew ha dejado inconcluso: El amor por sus hijos.

Pauline, por su parte, es huérfana y ve en su viejo amigo, la imagen de un padre fallecido, y encuentra en esa amistad, la mejor forma de pertenecer a una familia, de valorar ser parte de una familia. Las vidas de estos dos personajes, se conectan en una necesidad recíproca mediante un delgado resquicio de luz, por el cual el uno se asoma para descubrir al otro. “hay una grieta en todo, es así como la luz se enciende”.

Esperando el momento

tumblr_nakzbg6Drg1sz4zago10_500En esta producción, Sandra Nettelbeck aprovecha para ofrecer una crítica sobre el papel que se les da a los ancianos en la sociedad. Se piensa que las personas de la tercera edad, deben orbitar sus vidas en torno a metas pequeñas, siempre con bajas expectativas, solo porque en cualquier momento les llegará la hora de partir. Es una lógica muy injusta, puesto que no solo mueren los viejos y nunca sabremos cuando es nuestro momento de morir. Muchas veces limitamos a los más adultos solo porque su vida se acerca al final, pero ellos no deberían conformarse con “esperar su momento”, simplemente deberían vivir la porción de vida que se les ofrece con cada día, y realizarse; o como Mr Morgan, entender y poner en orden sus sentimientos para poder partir con dignidad.

La filosofía del chachachá

Mr Morgan y Pauline, encontrarán el uno en el otro, las respuestas que necesitan para entender sus vidas. Un hombre que siempre fue mal padre, se convierte en el mejor papá de una extraña, descubriendo que nunca es tarde para amar y cultivar a sus hijos; mientras que Pauline, encontrará en la familia de Matthew a esa familia que siempre soñó y necesitó, y aunque Mr Morgan se empeñe en creer que la familia perfecta no existe, la profesora de baile le enseñará al profesor de filosofía, que nunca es tarde para cambiar las cosas y para sanar el tejido familiar.mr._morgan_s_last_love_1

Desde el cuarto de baño

El último amor del señor Morgan, es una mirada constante hacia la muerte. El retener o el no dejar ir a un ser querido, es un asunto humano tratado con suma grandeza en el film. La tristeza del señor Morgan, y los problemas con sus hijos, atan a la vida a su mujer, quien en varias escenas aparecerá rogándole a su marido que la deje ir o que la siga. Ella ya está en “casa”, un lugar esquivo para el viejo, pues antes de llegar allí, tendrá que desatar los nudos familiares que encadenan a la pareja.

images

La película tiene un trato bastante peculiar sobre la muerte, y parece que esta se desarrolla en el cuarto de baño. Para los personajes, la muerte es tan solo una decisión. Deciden morir, como lo harán, junto a quien y cuando la harán. Parece ser que el tiquete más efectivo para ir al ”hogar” es una sobredosis de pastillas para dormir ingeridas en el baño. Siempre vemos la habitación de Mr Morgán desde el baño, como un portal hacia el más allá, el cual engulle a la cámara haciéndonos saber que Matthew por fin se encontró con su esposa.

El desprendimiento de los seres queridos que ya han muerto, es un eje fundamental en la historia, ya que el protagonista tendrá que rescatar su cotidianidad de todos los objetos materiales que le recuerdan a su esposa. Esos objetos, junto con la tristeza, tendrán que buscar nuevos horizontes si realmente él quiere volver a encontrarse con ella. Mr Morgan está libre para la muerte cuando se libera de la muerte de su esposa. En últimas, los que se atan con los recuerdos son los vivos, y por ello muchas veces somos nosotros, los que quedamos, los que no podemos avanzar. Mr Morgan’s last love, también invita a valorar el hecho de que nuestros seres queridos se encuentren con vida, lo cual es una oportunidad para poder mejorar las relaciones.

Lo descifrado

El último amor del señor Morgan es el que siente por su hijo Miles, con quien mantiene una constante disputa. Algo retiene a Miles en París ―cosa que no sucede con su indiferente hermana Karen ―. Él quiere entender por qué su vida está saliendo mal y por qué en el fondo culpa al señor Morgan de privarlo de su madre. Ello hace que necesite expresar sus sentimientos hacia su padre, mientras que Matthew descubre que la relación con sus hijos, en especial con Miles, es el único asusto en su vida que nunca supo manejar, lo único por decifrar. Pauline será el puente que los una.

609d52046b5fc5f9f87a6af3b66609fc37_675_489Cosas que nunca se dijeron o que nunca supieron como decirse harán que estos dos personajes se reconcilien. Juntos, tendrán que despedir a su madre y esposa fallecida, a quien nunca dejaron ir. Es en este dialogo que el señor Morgan logra sanar el dolor de su hijo por no haberse despedido de su madre, y él logra perdonar a su padre por ser un maestro antes que un papá. Aceptando sus errores y escuchando, Morgan descubre que Miles no es un “extra” más y entiende que la relación con su hijo fue lo que le faltaba por resolver. Una vez desatadas esas cadenas, es tiempo de cruzar la puerta del baño para ir a ”casa”

Balbuceando tecnicismos

imageSobra decir que la actuación de Michael Caine es tan potente, que la tristeza, galantería y la impotencia solidifican a un señor Morgan que más allá de conmover, moviliza las sensaciones internas del espectador quien sentirá por este personaje lo mismo que sintió Pauline cuando lo conoció: Empatía por su soledad, por su debilidad y por su fortaleza. Caine es magistral, incluso en sus escenas arrítmicas.

Pauline es Clemence Poesy, quien no solo tiene un bello nombre, sino que su magia en la película nos muestra a una profesora de baile llena de soledad, braveza, desorden y carisma. Aunque en un principio se le siente patinando en un personaje que uno intuye que le quedará grande, después deja en claro que esta actriz merece papeles protagónicos y no las tomas flash a las que estuvo sometida en Harry Potter. Cl%C3%A9mence-Po%C3%A9sy-in-Mr.-Morgans-Last-LoveMr._Morgan_s_last_Love__20_

El ritmo es el fiel aliado de las pulsaciones de los personajes, y nunca Paris lució tan bella y normal, desprovista de sus clichés romanticones. La pulcritud enmarca cada fotograma de esta película.

Hablemos de usted y de mí…

La muerte asecha desde su total naturalidad, pero son muchas las cosas por decifrar, entender o resolver en nuestras vidas. Relaciones que no sabemos manejar, o cosas que no sabemos cómo decir, o personas a las que amamos pero nunca nos tomamos el tiempo de hacérselo saber, son cosas que deberíamos ir tachando en nuestra lista, antes de que la Muerte tache nuestros nombres en la de ella.

dfed57c64a07ba1aa8a6fd2c6d5a5760

El último amor del señor Morgan, nos invita a la reconciliación con aquellas personas de las cuales no nos podemos despedir, no sin antes decirles perdón, te amó o simplemente abrazarlas. También invita a valorar el hecho de que estamos con vida, y hoy es el momento para querer cambiar las cosas. Nunca es tarde para encarrilar esa relación que se descarriló o se deterioró. Eso envidio de los ansíanos, ellos “esperan su momento” y en esa espera tienen la ventaja de poner todo en orden, pero para los demás, niños, jóvenes o adultos, es hora de hacernos dueños de ese “momento” y ajustar las velas del barco en búsqueda de una mejor dirección. ¿Por qué esperar la muerte para ser conscientes del amor que sentimos, si lo podemos expresar hoy?

Lastlove-H-332x205

Cuando sienta que ya tiene suficiente de soledad, embardúnese la barba ermitaña y solitaria con crema de afeitar y abra esas ventanas oxidadas por el olvido del aire fresco. Atrévase a descifrarse, y serán muchos los puntos finales que se volverán comas, o al revés; rescate esos viejos “libros” que antes lo hacían tan feliz; pero sobre todo, rompa la tristeza, y haga en ella una pequeña grieta, por la cual, usted empezará a ver como se filtra la luz. Espero que usted logre sanar ese amor que siente y que no alimenta, ese que disimula con mil muros y orgullos. La tarea de decifrar ese amor, tiene que salir de la lista de actos postergados.

                                                                        A quien pensó en San Sebastián en las escenas de playa.

Aquí el link de la película: http://peliculasio.com/el-ultimo-amor-del-sr-morgan

Por: Javier Andrés Arias Bernal

Tw: @jaabBernal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s