Manchester frente al mar

Manchester by the Sea es un drama algo extraño. Si bien la complejidad de sus personajes se irá revelando mediante una trepidante y entretejida narración que va del presente al recuerdo con gran agilidad, la historia no se centra en lo tormentoso de un pasado que se resiste a quedarse atrás, sino que le ofrecerá al espectador una visión mucho más amplia de la vida en la que pese a todo hay que seguir aunque tan sólo sea para no olvidar. Una historia cruda, fuertemente humana, que avanza por momentos de la mano del humor, lo que le da aún más naturalidad. Al final resulta inevitable no llevarse algo del dolor, de la culpa y de la pérdida que componen este filme dirigido por Kenneth Lonergan.

1REAL-RED_Manchester-by-the-Sea.jpg

Lee Chandler (Casey Affleck) es un hombre huraño y distante que trabaja en el área de mantenimiento de un edificio residencial. Ve sus días pasar entre inodoros que hay que destapar, goteras que se resisten a desparecer y paredes húmedas, siempre atendiendo reclamos y encargos de los residentes. Desde el inicio sospechamos que hay algo detrás de la amarga personalidad de Chandler, y será esa intriga lo que nos llevará a seguirle el paso durante los primeros minutos de la película, cuya atmósfera, algo lenta en principio, será crucial para presentarnos un humor que, aunque difícil de digerir, pronto se acomodará con el drama que poco a poco se irá abriendo como una rosa de pétalos encontrados.

ManchesterbytheSea_Trailer.jpg

La repentina muerte de su hermano llevará a Lee a reencontrarse con su pasado, cuando regrese a su pueblo natal Manchester-by-the-Sea (Massachusetts) para asumir el rol de tutor legal de su sobrino. Lee tendrá que reencontrarse con sus más amargos recuerdos para reconocer una verdad que muy bien sabe, y es que su vida nunca volverá a ser lo que fue. Por más que intente luchar con la culpa que lo persigue y por más que intenté responsabilizarse de su sobrino, descubrirá que para él, rendirse es algo valido.

161115111954-manchester-by-the-sea-super-tease.jpg

El trabajo de Lonergan en la dirección y de Affleck en la interpretación, no pretende la de recrear un héroe o la de ofrecer una historia de autosuperación, todo lo contrario, la fuerza de esta película recae en el logro de representar la vida de un hombre común desde la vulnerabilidad que cualquiera puede sentir hacia sus demonios. En este sentido, no se necesita de un final en el que el personaje se supere, sino que a veces, como en la vida misma, se pierden incluso las batallas que se libran contra uno mismo. Manchester frente al mar es una historia con un inicio y un final sumamente naturales, tanto así que más que una película podría ser entendida como el trozo de la vida de una persona cualquiera que tuvimos el privilegio de husmear y que dejamos en un momento cualquiera de la historia. No se resuelve nada, nada parece trascender, salvo el reconocimiento personal que experimenta el protagonista, y es precisamente el de aceptar su debilidad.

18MANBYSEA-facebookJumbo.jpg

Bien valdría decir que la película decae por la no tan acertada ambientación musical en los momentos más dramáticos que termina por saturar las escenas más profundas, aquellas tan bien logradas desde la actuación, por lo que resultan redundantes y obvias al ser acompañadas por una instrumentalización irritablemente melancólica.  Muchas de las imágenes de puertos y embarcaciones resultan repetitivas y caen en el relleno por el relleno. En principio, 137 minutos de duración parece algo excesivo (y por momentos lo es) pero paradójicamente son los momentos cargados de ese humor lento y espontaneo los que resultan sobrellevando a la historia.

imagesSin duda la capacidad actoral de Casey Affleck nunca fue tan potente como en esta cinta, en donde su actuación soporta con maestría un drama tan envolvente como desgarrador, sin duda el mejor candidato de la temporada para hacerse con el Oscar a mejor actor. Michelle Williams en el papel de Randi resulta igualmente magistral, en ella recae la tensión, el ahogo.

descargaFinalmente, Manchester by the Sea es de esas películas que se hacen difícil de ver, no por su contenido narrativo, sino porque retrata algo imposible de imaginar, de soportar, de vivir … despierta un sentimiento de compasión al resultar tan cercana como real, aspectos que logra de forma impecable gracias a las excelentes actuaciones que la constituyen en una de esas películas que no acaban en los créditos, sino que se quedan rondando por ahí, en la mente de quien la vio.

16265816_10154975440985818_5233819144192807119_n

Por: Javier Andrés Arias Bernal

TW: @jaabBernal – Instagram: Liter_arias

Contacto: silogismocronico@gmail.com

Anuncios